4. WANGARI Y LOS ÁRBOLES DE LA PAZ




Wangari Maathai es una científica africana que ganó el Premio Nobel de la Paz debido a su lucha contra la deforestación de África. A través del movimiento Cinturón Verde que fundó, logró plantar 30 millones de árboles en Kenia. El desafío que asumió está bellamente contado en este libro de Jeanette Wintter (Editorial Ekaré) que educa sobre la protección del medio ambiente y muestra a una heroína real, una mujer decidida, culta y con convicciones. En esta columna, la destacada actriz Adela Secall cuenta por qué este es uno de sus libros favoritos y qué espera poder enseñarle a su hijo a través de él.

Por Adela Secall



A veces, por muchas ganas que tenga de entusiasmar a mi hijo con un libro que me vuelve loca, eso no resulta. Lo que hago entonces es guardar el libro, esperar unos meses y volver a intentarlo. Eso me pasó con Wangari, la mujer que creó una red de mujeres en África para salvar los árboles de Kenia. Mi hijo no enganchaba… pero paciencia, es cosa de tiempo.

El libro lo encontré en una librería en la Plaza Mori que tiene muy buenos textos. Dudé en comprarlo ya que mi hijo no me pescó y costaba $10.000, pero sobre todo dudé porque tiene la imagen de un policía llevándose detenida a la protagonista por luchar y protestar contra la tala de árboles. Me pregunté si era el momento que viera eso. Pero después me di cuenta que esta era una buena manera de empezar a mostrarle la realidad a mi pequeño de 3 años. Mucho mejor que solo con palabras, sobre todo a él que es tan bueno para preguntar y ya me ha hecho responderle ¿por qué tenemos que cuidar el agua? o ¿los policías son malos o buenos?

Y sí, también quiero que él defienda la tierra, los árboles, el agua, los glaciares. No basta con reciclar en la casa separando basura, tenemos que acercarlos a la verdad para que esa defensa les salga desde adentro. Claro que hacer eso es más difícil que no hacer nada, pero ¡vamos que se puede!

Es cierto que cuesta encontrar libros que hablen de temas como la preservación de la semilla, la igualdad de género, los derechos humanos. Sin embargo, existen. Y afírmate cabrito, que cuestan caros… pero tenemos que hacerlo.

4 comentarios:

Carla Asenjo dijo...

No soy mamá, pero espero algún día espero tener mis cachorritos para cuidarlos y enseñarles las cosas buenas de la vida cómo también las malas que ocurren a diario en nuestro entorno. Es por eso, que una buena manera de mostrar esa "realidad triste" es a través de cuentos e historias que no produzcan pena ni frustración en ellos.

Mónica Martin dijo...

Lo voy a buscar!

Andrea dijo...

Qué tema más lindo. No es común encontrar libros que traten directamente el problema social

Mónica Martin dijo...

lo encontramos, lo compramos, lo leímos y lo disfrutamos mucho!!! gracias por el dato Adela. Es un libro fantástico, lleno de oportunidades para hablar sobre valores con los niños.
La pertenencia, el cuidado del medio ambiente, la meritocracia, la perseverancia y la convición.... La fuerza de las ideas y de las personas, el valor de organizarse en torno a lo que uno cree, liderazgo... uf!! de verdad hay muchas conversaciones enriquecedoras que uno puede tener con los niños a partir de esta historia.
Gran aporte tu comentario.